Press "Enter" to skip to content

Table of Contents

Desde sus días turbulentos como colonia fronteriza, Canadá ha estado tratando de desarrollar una legislación cohesiva sobre el juego. Al igual que su vecino del sur, tener tantas provincias con culturas diversas hace imposible que un conjunto de leyes haga felices a todos.

Ontario es una provincia del este y es la provincia más poblada. Toronto y Ottawa, la capital del país, se encuentran en Ontario. Por lo tanto, está a la vanguardia de toda nueva legislación. Si bien la mayoría de las leyes de juego se han mantenido razonablemente estables, las leyes de juego en línea aún se están resolviendo.

Esta lista de proveedores en Ontario le da una idea del estado actual de la industria en la provincia. Es una industria mucho mejor para los jugadores que para los operadores locales, ya que la ley canadiense permite las apuestas en línea, pero no otorga licencias para los casinos en línea.

Juegos de azar en Canadá a través de los años

Los primeros registros de juegos de azar en Canadá son más antiguos de lo que piensas. Antes de que Canadá fuera incluso Canadá, los primeros exploradores descubrieron que las poblaciones de las Primeras Naciones tenían sus propias formas de juego. Esto no debería ser una gran sorpresa, ya que los juegos de azar parecen haber existido desde que existieron los humanos.

En los primeros días de la colonia, el juego era legal. El primer evento oficial de apuestas fue una carrera de caballos en la década de 1760 en Quebec. Los días salvajes de la fiebre del oro dieron lugar a muchos juegos de azar en las provincias fronterizas, al igual que en Alaska y otros puntos calientes de la fiebre del oro estadounidense.

La historia está llena de ejemplos de gobiernos que intentan prohibir cosas que consideran inmorales o peligrosas solo para que sus ciudadanos encuentren formas de subvertir la ley o evitarla. Junto con las drogas, la prostitución y el alcohol, el juego es una de las llamadas industrias de vicio. Canadá no es diferente.

En 1892, se promulgó por primera vez el Código Penal canadiense. Hizo que todas las formas de juego fueran ilegales. Esto, obviamente, no impidió que los canadienses apostaran. Solo significaba que tenían que ser más astutos al respecto. La prohibición de los juegos de azar fue un fracaso tal que para 1910 ya habían comenzado a desmantelarla.

Primero se legalizaron los bingos y las rifas benéficas, y poco después siguieron las carreras de caballos. Lenta pero constantemente, se legalizaron más y más tipos de juegos de azar y, en la década de 1980, finalmente se permitió operar a los casinos físicos. Las leyes varían según la provincia, así que lo desglosaremos a continuación.

Casinos terrestres en Ontario

Los cambios al Código Penal dieron a cada provincia la facultad de establecer sus propias leyes de juego. La mayoría de las provincias establecieron un sistema en el que los casinos terrestres son legales si son propiedad del gobierno provincial. Otros permiten que las tribus de las Primeras Naciones posean y operen casinos.

En Ontario, los casinos terrestres pueden ser de propiedad y operación del gobierno o de propiedad privada. Hay más de 25 casinos activos en la provincia, lo que la convierte en uno de los lugares más fáciles para encontrar un casino en el país.

Ontario también permite que las máquinas tragamonedas se coloquen en lugares distintos a los casinos. Es más común verlos en los hipódromos. La popularidad de las máquinas tragamonedas es muy clara, ya que son muy fáciles de encontrar.

juegos de azar en línea

Los casinos en línea se encuentran dentro de un área gris inusual en la ley. No existen leyes que impidan que los ciudadanos canadienses apuesten en los casinos en línea. Es perfectamente legal y muchos canadienses disfrutan pasar su tiempo jugando en línea.

Donde las cosas se ponen un poco complicadas es en los propios casinos. Es ilegal operar un casino en línea sin licencia con sede en Canadá. Puede ser legal ejecutar uno con licencia, pero dado que no existe un marco para obtener una licencia, este es un tipo de limbo inusual.

Dado que no hay casinos en línea legales con sede y licencia en Canadá, los jugadores canadienses tienen acceso a casinos en el extranjero con licencia a través de otros países. No existe una legislación que rodee a estos casinos ya que técnicamente no están operando dentro del país.

Los canadienses aún deben tener cuidado al seleccionar un casino en el extranjero para jugar. Hay una gran diferencia entre "sin licencia" y "sin licencia en Canadá". Los casinos en línea sin licencia son, en el mejor de los casos, poco confiables y, en el peor de los casos, estafas directas.

Canadá ha visto un beneficio financiero al legalizar los casinos físicos y otras formas de juego. Los casinos en línea pueden parecer un concepto nuevo y aterrador, pero parece muy probable que los gobiernos provinciales pronto se den cuenta de cuántos ingresos se pueden obtener de ellos.

Permitir que los casinos en línea se establezcan y obtengan licencias en Canadá parece ser el siguiente paso lógico. No debería pasar mucho tiempo antes de que los canadienses puedan apostar en los casinos en línea que pertenecen y son operados por compañías canadienses.